Ser auténtico

Una manera infalible para conocerse a sí mismo

"Conócete a ti mismo", esta exhortación, base del desarrollo del ser, apareció en el templo de Delfos hace veinticinco siglos pero sigue estando de actualidad hoy en día para quiénes quieren transformarse y transformar, así, su actitud ante la vida y ante los demás. François nos cuenta como, al descubrirse a sí mismo, dejó de "salirse por la tangente", o sea, de huir de la realidad y de dudar de sí mismo.

Invitación a la vida aportó una luz crística a mi vida: la irrupción de lodivino en lo cotidiano. Naturalmente, sólo soy consciente de ello de vez encuando. Si siempre tuviese presente ese estado de conciencia, sería un santo, ¡ymi vida dista mucho de serlo!

Obligado a ser autentico

Invitación a la Vida es un catalizador que te ayuda a conocerte a ti mismo. Esevidente que uno siempre busca la forma de hacerlo, pero en Invitación a la Vida,uno no puede mentirse a sí mismo. Hay que ser auténticos. Esto me conquistódesde el primer momento. Para seguir montándome una película... ¡mejor me voy!Pero con esta enseñanza y este enfoque crístico, a uno se le van quitando lasganas de hacer teatro. El problema es que cuando uno es auténtico, ¡es difícil quelos demás te acepten! La gente necesita verte a través de una imagen que, amenudo, dista de la realidad, pero que les conviene. La verdad del ser es, amenudo, muy distinta.

He descubierto que los demás me aman

También he descubierto que los demás me aman y, en Invitación a la Vida, lagente te lo dice. En general, incluso si te quieren, la mayoría de la gente note lo dice. En Invitación a la Vida, ¡incluso si no te quieren, hacen unesfuerzo por quererte! No siempre es fácil: primero, hay que amarse a sí mismopara poder amar a los demás. Ya lo he dicho antes: IVI es un catalizador quenos revela cómo somos; antes me montaba una película, ahora sé mucho mejor quiénsoy.

Ser libre es ser fiel

Decir sí a Dios, es decir sí a la vida.

Yo no sabía realmente de dónde soy. Un día mi nieto me preguntó: ¿Dónde estaba antes de haber nacido? Le contesté que no lo sabía.¿Hacia dónde voy? Es difícil decirlo... Sin duda, hacia la aceptación de mí mismo, la aceptación de quién soy. Si yo me aceptara tal y como soy, aceptaría mi trabajo y todo el resto sin rechistar. Sí, voy hacia esto: a conocerme. Siempre huí de la vida, de mí mismo, si quieres. Es la primera vez que me quedo tanto tiempo en un lugar... ¡Me gustaría ser infiel! Cuando uno es infiel, uno tiene la impresión de ser libre, pero en realidad, no, es todo lo contrario. Uno es más libre cuando es fiel, cuando uno mantiene sus compromisos. Es una lucha diaria, esta fidelidad, sobretodo cuando uno duda de sí mismo, como me pasa a mí. Todos los días siento la tentación de irme de Invitación a la Vida, ya que esto me coloca frente a mí mismo. Ya sabes, es difícil decir sí a Dios. Decir sí a Dios, es decir sí a la vida.

Una lucha constante para conocerse y superarse

En realidad, IVI me molesta, porque es una enseñanza que me enfrenta a mi pereza natural. Esta pereza proviene para mí de una duda profunda y, por culpa de esta duda, me cuesta aceptar esta enseñanza. Al mismo tiempo, esto me obliga a superar mis dudas, y por lo tanto, a superarme. Ya lo he dicho, este camino es una lucha constante para conocerse y superarse. Así pues, me concierne directamente.