¿A quien se dirige IVI?

El trabajo de Invitación a la Vida no es ni secreto, ni elitista, ni complicado: va dirigido a hombres y mujeres de cualquier edad, cultura y profesión.

Va dirigido sobretodo a aquellos que tienen fe, a los que la han perdido o nunca la tuvieron.

A todos aquellos que recorren un camino espiritual y también a todos los que sienten ganas de dar, bajo el impulso natural de la compasión y el amor hacia los demás.

A todos aquellos que atraviesan dificultades materiales, existenciales o afectivas.

A todos los seres que se encuentran incomunicados, en un mundo en el que disponemos de poco tiempo y oportunidades para establecer una comunicación verdadera.