¿De donde viene el dinero? ¿A dónde va?

Invitación a la Vida es una asociación civil sujeta a la Ley de 1901, sin fines lucrativos.

Los recursos de la asociación tienen como única finalidad asegurar su funcionamiento. Por ejemplo, en IVI Francia, los recursos provienen en un 95% de las cotizaciones abonadas por sus miembros y son destinadas en esa misma proporción para cubrir las necesidades de los 16 centros de las provincias y el de Boulogne-Billancourt.

Los principales gastos consisten en alquileres, cargas, gastos generales, salarios: un empleo de secretaria a tiempo completo y dos a tiempo parcial (personal de mantenimiento y contabilidad). El 5% restante del presupuesto cubre los gastos inherentes a la fabricación del boletín interno.

IVI es una asociación sin fines lucrativos. Es una realidad estatutaria pero también una realidad a nivel espiritual. Aunque exista un baremo de cotizaciones, el dinero no debe constituir en ningún caso un obstáculo a la hora de participar en IVI.

Por otro lado, la participación de los miembros de Invitación a la Vida en el funcionamiento de la asociación (acogida, escucha, animación, etc.) es totalmente voluntaria.